Jul 14, 2017 / por Esperanza Casals

Coordinador de Parentalidad: Gracias por llegar y ojalá que llegues

Coordinador-de-parentalidad

Cuando hacemos un informe de familia, los psicólogos forenses formamos parte de un engranaje jurídico pensado para facilitar la toma de decisiones del juez en casos de separaciones contenciosas con hijos. Nuestro objetivo está centrado en el mayor beneficio para los hijos menores de edad de la familia y tratamos de realizar nuestro trabajo según nuestro leal saber y entender teniendo en cuenta el rigor y las limitaciones de nuestra ciencia así como la ley vigente, código deontológico y toda una suerte  de ayudas y guías técnicas (pruebas especializadas, tests…) que facilitan la correcta evaluación y emisión del informe de familia encargado teniendo en cuenta los hechos y datos relativos al momento de la evaluación.

Los jueces y fiscales a menudo nos hacen preguntas tipo “qué tipo de custodia -o régimen- es la mejor para la adecuada maduración emocional de los hijos?” Y de corazón queremos contestar que para la adecuada maduración socio-psico-emocional lo importante para el hijo es vivir en un contexto familiar en el que los padres sean capaces de respetarse mutuamente priorizando sus necesidades emocionales de los hijos a las suyas propias, siendo el estilo de relaciones familiares una característica contextual y no una garantía per se de bienestar emocional.

Pero la mayoría de las familias en las que se requiere un informe se encuentran inmersos en un procedimiento contencioso, motivo por el cual se hace necesaria la acción de la justicia y en su auxilio, nuestra colaboración profesional como psicólogos forenses. Idealmente, tras una sentencia, incluso en situaciones conflictivas las aguas se calman y los progenitores son capaces de gestionar la nueva situación familiar, con la tranquilidad que pueden proporcionar los acuerdos establecidos en la sentencia y con capacidad suficiente para hacer valer los intereses de sus hijos a los suyos propios.

Pero en ocasiones las relaciones entre progenitores suelen ser tan difíciles que las normas y limites legales establecidos en la sentencia no impiden una progresión de la conflictividad con todas las repercusiones negativas para el conjunto familiar que ello puede conllevar,  especialmente para los hijos. Muy a menudo los psicólogos forenses tenemos la sensación de que la familia para la que trabajamos necesita mucha más ayuda y apoyo que el que puede ofrecer una sentencia judicial clarificadora.

En estos casos y hasta ahora recomendamos en las conclusiones de nuestros informes que los padres vayan a terapia – cosa fácilmente boicoteable por una o ambas partes- o que acudan a un SEAFI –Servicio  Especializado de Atención a Familias con menores, normalmente desbordados de trabajo por su naturaleza multifuncional-.  Muchas veces estas sugerencias o medidas quedan perdidas en la conflictividad de la familia, que crece y se cronifica imparablemente.

Figura del Coordinador de Parentalidad

En este contexto llega a la Comunidad Valenciana, casi como respuesta a una plegaria continua, la figura del coordinador de parentalidad -establecida de forma pionera en Cataluña- cuya función principal es colaborar en la implantación efectiva de las medidas judiciales, teniendo además capacidad para mediar entre los miembros familiares y asesorar a los padres en las pautas más saludables y convenientes para la normalización de la vida familiar tras un divorcio o separación.

El aspecto más llamativo de esta figura es su condición de presencia estable, una vez emitida la sentencia y durante el tiempo que sea necesario para la familia, lo que previsiblemente redundará en una economía de medios económicos del sistema judicial al reducirse los conflictos y cruces de denuncias entre las partes. Pero aún hay más, ya que como psicóloga forense tengo puesta mi esperanza en la oportunidad y capacidad potencial que esta figura tiene para reducir el riesgo de secuelas emocionales derivadas de los conflictos familiares postjudiciales en todos los miembros de la familia y muy especialmente en los hijos. Así que doy la bienvenida a la figura de coordinador de parentalidad: gracias por llegar y ojalá que llegues a todo.

Esperanza Casals

Apasionada de la psicología clínica y forense. Con una trayectoria profesional de más de 20 años. Desarrolla su trabajo desde la perspectiva psicológica cognitivo conductual. Su inquietud profesional le lleva a estar en continuo proceso de estudio de todos los avances científicos en su área, ha introducido en su práctica clínica técnicas psicológicas de tercera generación que optimizan y agilizan los resultados clínicos como Psych-K y Maidfudnes.

More Posts