Dos mensajes clave para comunicar la decisión de separarse a los hijos

Dos mensajes clave para comunicar la decisión de separarse a los hijos

Una historia de amor incondicional”. Un cuento reconfortante para facilitar a los padres y madres la explicación de su separación a sus hijos e hijas, cuidando exquisitamente sus emociones.

Serie: “Padres separados: hijos e hijas felices«. Artículo 1.

Cuando la decisión está tomada y la pareja ha decidido separarse llega el momento de enfrentar el reto de comunicarlo a los hijos.

A menudo, esta situación provoca sentimientos de culpa y miedo en los padres y madres que temen hacerlo mal y no saber cómo abordar las posibles reacciones que puedan tener los hijos/as.

Quizá en este momento sea útil recordar que los hijos que crecen en hogares en los que prima el conflicto y la falta de amor entre los padres, son más infelices y tienen más secuelas emocionales que los hijos de padres separados que han reconducido sus vidas proporcionando dos hogares y dos entornos estables donde los hijos pueden sentirse seguros y crecer felices.

El escenario ideal para abordar esta conversación es aquel en el que ambos progenitores se sentarán juntos a explicar a los hijos/as el cambio que se va a producir en sus vidas, dejando a un lado las razones y sentimientos pertenecientes a su pareja y priorizando en todo momento las necesidades afectivas y emocionales de sus hijos.

Si no pueden hacerlo ambos conjuntamente, también pueden hacerlo por separado. E incluso si es solo uno de ellos quien lo hace y emplea para ello una buena dosis de cariño y empatía, será muy reconfortante y tranquilizador para los hijos/as.

Una forma básica de dar esta noticia a los hijos/as es decirles que mamá y papá se quieren, pero no de la forma en la que se tendrían que querer para vivir juntos y que ambos han decidido vivir cada uno en una casa diferente (separados). A continuación hay que hacerles ver lo positivo (nuevo) de la situación: a partir de ahora tendrán dos casas, dos habitaciones…

Los niños pueden querer saber las razones y preguntar por qué y cuál de los dos quiere separarse. Sea cual sea la razón, las respuestas a estas preguntas deben darse con la máxima neutralidad y respeto,poniendo el énfasis en que «papá y mamá somos muy diferentes» lo que puede explicar que sea muy difícil el entendimiento entre ellos. Hay que evitar en lo posible achacar la separación a las discusiones (especialmente si las han presenciado, ya que las discusiones son normales y los niños pueden generar temor a expresar sus opiniones y aprender a ceder ante los demás por miedo a la pérdida de personas y amigos queridos).

LOS DOS MENSAJES CLAVE

Primer mensaje clave

La familia permanece intacta: hay que dejar claro a los hijos que la separación de los padres es independiente de la familia que han formado y que para ellos papá y mamá siempre van a ser su familia y seguirán siendo lo más importante para mamá y papá.

Los hijos necesitan oír de sus padres que les quieren y que van a seguir estando siempre ahí, proporcionando todo su apoyo, cariño y cuidados. Papá y mamá se separan pero la familia que hemos creado es indestructible y lo único que cambia es la forma en la que vamos a vivir y a relacionarnos.

A ser posible, en este punto hay que explicarles la forma en la que ellos van a poder estar en contacto con ambos progenitores aunque no vivan juntos: teléfono, Skype, tiempo compartido con ellos y/o sistema de relaciones familiares que ambos progenitores han acordado si fuera ya el caso.

Segundo mensaje clave

Los niños son extremadamente vulnerables a los sentimientos de culpa. Su nivel evolutivo (especialmente hasta la edad de 10-11años) les hace sentirse el centro y es inevitable que en ese momento recuerden incluso discusiones de los padres por algo relacionamos con ellos y se sientan culpables de su ruptura como pareja. Por ello es de vital importancia dejarles claro que la decisión ha sido tomada por ambos progenitores conjuntamente y que gracias a ellos -los hijos/as- papá y mamá siempre van a ser amigos (o familia). La idea es transmitir a los niños que los padres no solo no se separan por su culpa, sino que por el contrario, gracias a ellos, sus padres siempre van a mantener algún tipo de unión.

Si los padres no se encuentran en condiciones emocionales para abordar esta situación es recomendable que busquen asesoramiento profesional. Un psicólogo especialista en esta temática podrá orientar en su caso concreto así cómo ayudar a reducir o limitar los sentimientos de culpa y miedo que pueden interferir en una gestión eficaz de esta situación.

La forma en la que se explica esta situación a los hijos/as, va a ser muy importante para ayudarles a transitar este periodo de cambio vital de familia unida a familia con dos hogares de la forma más adecuada facilitando su adaptación emocional a la nueva situación de forma más fácil y segura.

En ESPAI Psicólogos hemos creado un cuento animado para ayudar a los padres a contar la nueva situación familiar a los hijos e hijas cuidando exquisitamente sus emociones. Verlo y comentarlo con ellos -se puede encargar una versión personalizada, incluso- puede ayudar mucho a calmar sus sentimientos de culpa y miedos internos, reforzando los lazos familiares y proporcionando una transición amable desde el estatus de familia con un hogar al estatus de familia con dos hogares.

 

Canal de YouTube de ESPAI Psicólogos



Abrir chat
Hola soy Jorge, ¿en qué puedo ayudarte?