Miedos o fobias y temores

Miedos o fobias y temores en niños y adolescentes

Los miedos en los niños son naturales y aparecen en determinados momentos evolutivos de la infancia y suelen aparecer coincidiendo con períodos de edad resultando pasajeros y de poca intensidad y remitiendo espontáneamente porque suele tratarse de miedos evolutivos.

 

Las fobias son miedos de gran intensidad, irracionales y desproporcionados al riesgo de supone la situación u objeto temido ya que no suelen suponer una amenaza real (oscuridad, petardos, pequeños animales, etc.) ante los que el niño o niña reacciona con intensa ansiedad y esfuerzos por evitar el objeto o evento temido causando así mismo ansiedad y malestar en el resto de miembros de la familia.

 

Miedos y temores más frecuentes en los niños

 

1) Miedo a la oscuridad. Es muy frecuente. Suelen tenerlo uno de cada tres niños hacia los 2 años y disminuir a los 8-9. A veces aparece junto a otros temores (miedo a la separación, a seres imaginarios y peligrosos, ladrones, ruidos, fantasmas, monstruos, abandono).

 

2) Miedo a la separación: este es un miedo universal que prácticamente tienen todos los niños porque tiene que ver con el instinto de supervivencia: los niños en sus primeros estadios de vida dependen de sus cuidadores para sobrevivir. Cómo consecuencia o reminiscencia el niño o la niña puede sentir ansiedad al tener que separarse o alejarse de las personas con las que está vinculado, especialmente de la madre.

 

De forma natural este temor remite a partir de los 6 años. A partir de esa edad, cuando el miedo se mantiene podemos evaluar por si esta situación ha evolucionado hacia el llamado “ansiedad de separación” que consiste en un intenso temor a separarse de los padres o principales cuidadores que, por si intensidad y duración interfiere en la vida del niño y los cuidadores. En los episodios de ansiedad de separación el niño o la niña reacciona ante las despedidas con intensos y prolongados llantos y rabietas negándose a quedarse con otras personas que no sean sus padres o cuidadores.

 

3) Miedos escolares: estos miedos se refieren a elementos o situaciones concernientes al entorno escolar (asignaturas concretas, profesores, relaciones sociales, repetir curso, problemas relacionados con el comedor, etc.) y a las actividades sociales desarrolladas en el entorno escolar (hablar en clase, exponer trabajos, relaciones conflictivas con compañeros, etc.).

 

Este tipo de miedos puede acrecentarse con la edad y precisa de una actitud firme de los padres y a veces la colaboración del profesorado para evitar ausencias escolares prolongadas, ya que las conductas de evitación acrecientan el problema.

 

4) Miedos médicos: se refieren a los miedos que los niños pueden tener ante el dolor físico, los procedimientos médicos y al propio contexto sanitario (medicaciones, hospitalizaciones, inyecciones y vacunas, sangre, batas y profesionales, especialmente los dentistas).

 

Miedos en la adolescencia y preadolescencia

 

En esta etapa evolutiva las relaciones sociales y entre iguales cobra mucha importancia y puede generar miedos relacionados con las relaciones sociales e interpersonales. La comparación con los iguales y el estatus ante los demás es muy importante, cuestiones como el aspecto físico los éxitos deportivos y las capacidades intelectuales pasan a ser primordiales, es importante ayudar a nuestro adolescente a prepararse para los cambios y desafíos aprovechando esta etapa como un entrenamiento para la edad adulta.

Abrir chat
Hola soy Jorge, ¿en qué puedo ayudarte?