Transtornos del estado de ánimo

Los niños y adolescentes no muestran sus sentimientos de la misma manera que los adultos.

Hay muchas ocasiones en las que determinados síntomas esconden realmente alteraciones del estado de ánimo y es normal que estas señales pasen desapercibidas para muchos padres o no las relacionen con un trastorno anímico.

 

Por ejemplo, no es extraño que una sucesión de rabietas esconda una depresión o que un adolescente que se queja de continuos dolores de cabeza tenga un problema anímico y lo esté somatizando (reflejando el sufrimiento psicológico en un dolor físico).

Entre los síntomas que pueden detectarse en un trastorno del estado de ánimo en niños y adolescentes están:

  • Alteración del sueño. Puede ser que aparezca insomnio tanto de inicio (no pueden conciliar el sueño) como tardío (se despierta demasiado temprano por las mañanas). Estos subtipos de insomnio pueden combinarse. Son frecuentes la aparición de pesadillas, terrores nocturnos, despertares frecuentes durante la noche… Del mismo modo, puede darse el extremo contrario con un aumento de la necesidad de dormir. Hablamos entonces de hipersomnia.

 

  • Alteración de la ingesta. Pueden que aumenten las ganas de comer y lo haga en mayores cantidades (hiperfagia). No obstante, lo más frecuente es que las ganas se reduzcan y pierda el interés en la comida. De hecho, pueden decir que ya han comido cuando no lo han hecho o limitar su dieta a unos cuantos alimentos y limitarse a comer siempre lo mismo. Pueden manifestar abiertamente su pérdida de apetito.

 

  • Los más pequeños en forma de rabietas y los adolescentes mostrándose molestos continuamente. En casos más graves pueden aparecer ataques de llanto o de ira de forma recurrente. Los padres tienen la impresión de que cualquier cosa les molesta.

 

  • Apatía y anhedonia. Esto es, pérdidas de interés en hacer actividades y falta de disfrute con cosas que antes se lo provocaban. Dejan de ir a lugares que frecuentaban (reuniones sociales, fútbol, pintura, baile,…). Alegan continuamente que están muy cansados y que no tienen ganas o ponen una excusa banal para no acudir.

 

  • Quejas físicas. Esto es somatizaciones: dolores de cabeza, molestias gástricas, náuseas, dolores en las articulaciones, alteraciones de la temperatura (frío-calor), …

Abrir chat
Hola soy Jorge, ¿en qué puedo ayudarte?
Powered by